Inicio

Un día con mi vecino

Foto Hist6

Este día lo único que quiero es contarte mis historias de Sexo Amateur, las cuales han sido muchas y es que yo soy tan caliente que me acuesto con el primer galán que se me ponga enfrente, siempre he dicho que el pene del hombre se hizo para ser utilizado y para eso mismo se hizo mi concha, por lo tanto me gusta darle el buen uso que se le debe de dar.

Por eso yo siempre busco nuevas historias de sexo, no soy de las que se queda solamente con un macho, me gusta tener nuevas experiencias y me he dado cuenta que si pasas mucho tiempo con un hombre este se aburre de lo mismo y pues tú también te aburres del mismo palo.

Pero si cambias en cada una de tus relaciones tener sexo se vuelve muy placentero y entonces le encuentras el disfrute y no eres de las chicas que se reúsan al sexo, sino todo lo contrario lo buscas, ya que sabes que el sexo te quita el estrés, te ayuda a dormir y sobre todo te quita la calentura que siempre cargas. Imagenes

Un día con mi vecino

Entre mis historias de sexo se encuentran una que titule un día con mi vecino, este es un día que nunca olvidaré, fui a su casa y él estaba solo, le dije que bueno encontrarte solo, me dijo ya lo había planeado sabía que este día ibas a venir y esta vez no quería que hubiera nadie que nos interrumpiera quiero tener una larga conversación contigo.

Su respuesta me pareció fabulosa, le dije, comienza y dime todo lo que me tengas que decir, pero él muy callado no me dijo nada, lo miraba, estaba muy nervioso, de pronto entendí que yo tenía que comenzar con la conversación y ayudarle, así fue como lo hice.

¿Qué te sucede amigo? Me dijo tengo problemas con mi mujer y ya no sé qué hacer, creo que ya nada se puede solucionar, entonces le dije, no te preocupes para todo hay una salida y si tú gustas yo puedo ser tu salida.

A lo que él me contesto tú quieres convertirte en la solución a mis problemas y conteste “claro que si para eso somos vecinos y amigos”

Descubre todo lo que paso después

Me le acerque un poco, lo salude de beso, le tome su mano y él estaba sudando, yo estaba muy caliente, aumento la calentura, me acerque a él y pude notar que lo tenía tan duro, así que comencé a quitarme mi ropa, primero la ropa interior y luego levantaba mi faldita muy rápido y luego la dejaba caer.

Como para decirle, mira lo que tengo aquí, en poco tiempo se acercó más y comenzó a ser él quien levantaba mi falda y comenzó a tocar mi chocho y darme caricias, esto fue impresionante y llegue al momento que estaba buscado, comenzamos a follar tan rico aquel día que por eso digo que esta es una de mis historia de sexo inolvidables.